Ayuntamiento de Huete

Portal informativo y promotor del desarrollo de los pueblos de la Alcarria conquense
Quiénes somos      Contacta    

logo Alcarria conquense

             huellashuellashuellasTras las huellas de una Alcarria por descubrir, la conquense


siguenos
facebooktwitterInstagramcontactayoutube

VISITAS RECOMENDADAS

publi mina Condenada

MEDIOS LOCALES










CEDER Alcarria conquense
Alcarria conquense pueblos Alcarria

turismo Alcarria

sanidad alcarria

educación

servicios sociales


Lavandaña

noticias


listado
13
septiembre
2021

EDUCACIÓN

Una propuesta para concienciar desde la escuela sobre la sostenibilidad, el medio ambiente y el desarrollo rural

Tras realizar las prácticas de Magisterio en el CRA de Gascueña, el Proyecto de Fin de Grado de Patricia Gómez propone trasladar al pueblo las buenas prácticas del Ecomuseo francés de Las Landas de Gascuña

El trabajo con el que ha obtenido una matrícula de honor promueve un ecoturismo respetuoso entre las personas y la naturaleza que conserva y difunde el patrimonio, atrae visitantes e implica a la población

Ecomuseo Gascueña

Patricia Gómez Jordán subida en un tractor con dos alumnas en una de las actividades.

Mónica Raspal Jorquera/Fotos enviadas por Patricia Gómez Jordán

Desde que inició sus estudios de Magisterio, Patricia Gómez Jordán tenía claro que quería hacer sus prácticas en el entorno rural, en concreto en el Colegio Rural Agrupado (CRA) Los Olivos de Gascueña, el pueblo materno al que se trasladó a vivir para realizarlas el curso pasado y donde se ha quedado este para preparar las oposiciones, ya que su idea es seguir orientando su carrera como maestra de educación infantil a la escuela rural. Ella misma reconoce que esta elección no es nada común entre los estudiantes —solo conoce otro caso como el suyo— pero se declara amante y activista del medio rural —también está en la comisión de festejos del pueblo de su padre, Olmedilla de Eliz— y quiere transmitir a los niños esa afinidad con la naturaleza y enseñarles a usar el entorno, pues apunta que las actividades que se realizan en los pueblos desde hace décadas son las más sostenibles.

Ecomuseo Gascueña

De la mano de los mayores, los más pequeños aprenden las tareas del huerto.

Con esa idea de concienciar desde la escuela en la aplicación de los principios de la economía circular para el cuidado y respeto por el medio ambiente, contribuyendo a la vez al desarrollo rural, realizó un Trabajo Fin de Grado (TFG) con el que ha obtenido una matrícula de honor de Facultad de Educación de Cuenca. Los profesores han valorado “su compromiso con el medio rural, la calidad de la presentación, la originalidad de la propuesta realizada y la sólida fundamentación teórica con la que ha tratado de adaptar las propuestas museográficas más innovadoras en el ámbito internacional a la realidad de los pequeños municipios de la Alcarria conquense”.

Ecomuseo Gascueña

Patricia junto a los profesores y alumnos del CRA Los Olivos de Gascueña.

Según ha explicado a esta redacción, su TFG plantea un proyecto para el segundo ciclo de Educación Infantil (de 3 a 5 años) que traslada las buenas prácticas del Ecomuseo de Marquèze de Las Landas de Gascuña (Francia) diseñado por Georges Henri Rivièr. Cuando llegó hasta él con la orientación de uno de sus tutores, descubrió que este recogía todos los principios que Patricia quería proponer para Gascueña —localidad con el mismo origen, por caprichos del destino— pues aclara que en España existen algunos parecidos pero no exactamente iguales. “Tenemos la idea de museo como un edificio con paredes donde se pueden ver materiales expuestos que no puedes tocar. El ecomuseo derriba esas paredes, sale del edificio y convierte a todo el pueblo en un museo etnográfico”, aclara. Así, esta propuesta pasa por la reconstrucción de los edificios del siglo XIX tal y como estaban entonces y con la puerta abierta para que los visitantes puedan acceder e incluso participar en las vida que se representa.

Ecomuseo Gascueña

En otro de los talleres los alumnos entran en contacto con la fauna local.

El municipio entero pasa a ser un recurso del ecomuseo con participación de la población que se convierten en miembros activos, por ejemplo haciendo pan o trabajando en el huerto e incluso vendiendo los productos como forma de autofinanciación. “Se trata de un ecoturismo respetuoso entre las personas y la naturaleza y además conservamos y difundimos el patrimonio de Gascueña”, añade. Aunque cree que el mayor problema para sacarlo adelante sería la gran inversión económica que supondría, remarca que el modelo francés es un ejemplo de que haciéndolo bien puede funcionar pues es muy conocido y visitado y ha cumplido los 50 años desde su apertura.

Por lo pronto, Patricia ha podido ensayar muchas de las ideas y actividades en el colegio de Gascueña. Con sus alumnos ha desarrollado talleres relacionados con la vida cotidiana de la localidad como la recogida de plantas aromáticas para hacer ambientadores, las rutas por el campo para que los niños entren en contacto con la flora y fauna, las visitas a las tinajas y cuevas del vino que conservan algunas casas, el trabajo en el huerto o la elaboración de repostería casera, entre otros "basados en la experimentación, la acción y el juego, que es la mejora manera de aprender, la más rápida y completa”, incluyendo en algunos a los padres y a los mayores del pueblo, en un enriquecedor contacto intergeneracional.

Ecomuseo Gascueña

Tras la recogida de plantas aromáticas, los niños del colegio hicieron ambientadores.

Y es que esta joven maestra cree que el entorno rural y natural nos hace más humanos pues facilita la salida del domicilio y las relaciones sociales sin que importe mucho la edad. Además, afirma que durante su periodo de prácticas ha descubierto que las clases se imparten en un entorno mucho más familiar, tanto entre niños como entre profesores, y valora que se pueda realizar un aprendizaje más personalizado, atendiendo mejor las características y necesidades de cada alumno, ya que pueden adaptarse a sus distintos ritmos. También creyó que encontraría una escuela menos dotada de recursos pues la formación que reciben en la Facultad de Magisterio casi no toca el ámbito rural, está enfocada en el urbano y todos los ejemplos son de aulas de 25 niños de la misma edad y no de diferentes niveles y edades, lo que obliga a los profesores a organizarse de otra manera para que todos tengan las mismas posibilidades siguiendo el temario de su curso. Como desventaja cita precisamente la escasez de niños con los mismos años para socializar, lo que a su juicio se podría solucionar juntándolos más a menudo con los de escuelas de otros pueblos, algo que ya se hacía puntualmente pero que ahora se evita por la pandemia de COVID-19. En cuanto a la aplicación de las medidas de prevención que esta conlleva, la profesora matiza que han sido más fáciles de aplicar en los colegios rurales porque las aulas se consideran grupos burbuja y en los pequeños pueblos tampoco se juntan con muchas más personas durante el curso.

Subir

mail Si quieres enviar tu opinión escribe a redaccion@alcarriaesmas.com











publi Carlos Mochales
ARQUITECTO CARLOS MOCHALES



publi Residencia Carrascosa




EL PROYECTO                ANÚNCIATE                   APOYOS                   MAPA DEL SITIO                 AVISO LEGAL

gata Alcarria   © 2014-Alcarria Es Más