Ayuntamiento de Huete

Portal informativo y promotor del desarrollo de los pueblos de la Alcarria conquense
Quiénes somos      Contacta    

logo Alcarria conquense

             huellashuellashuellasTras las huellas de una Alcarria por descubrir, la conquense


siguenos
facebooktwitterInstagramcontactayoutube

VISITAS RECOMENDADAS

publi mina Condenada

MEDIOS LOCALES










CEDER Alcarria conquense
Alcarria conquense pueblos Alcarria

turismo Alcarria

sanidad alcarria

educación

servicios sociales


Lavandaña

noticias


listado
30
septiembre
2020

HISTORIA Y PATRIMONIO

El Convento de Santo Domingo de Huete fue uno de los edificios más importantes de Cuenca en el siglo XVII

Diseñado por un destacado arquitecto del Barroco en España, las obras salieron a subasta el 29 de septiembre de 1620, hace justo 400 años, como recuerda el historiador optense José Luis García Martínez

Dos actuaciones en la cubierta lo han salvado de la desaparición, una a principios del XIX y otra en 2019 que lo sacó de la Lista Roja de patrimonio en peligro, aunque está pendiente de otra fase de restauración

Convento Santo Domingo Huete

M. Raspal Jorquera

En el siglo XVII Huete tenía uno de los edificios más importantes de la provincia de Cuenca diseñado por el carmelita descalzo fray Alberto de la Madre de Dios, destacado arquitecto del Barroco en España e introductor de las primeras formas barrocas en Castilla —dejó más de 100 obras como el monasterio de la Real Encarnación de Madrid o la capilla del Sagrario en la catedral de Cuenca—. Se trataba del Convento de Santo Domingo cuyas obras de construcción salieron a subasta el 29 de septiembre de 1620, hace justo 400 años, como recuerda el historiador optense José Luis García Martínez en una conferencia online ofrecida por la Asociación Cultural Ciudad de Huete. Este explica que solo existía entonces en el entorno la calle Juan Carlos I, salida natural de la ciudad hacia Sacedón, y que de la primitiva construcción del convento fundado en el siglo XIV con monjas de Amasatrigo (Olmedilla del Campo) —sustituidas por frailes en 1425— solo quedaban pequeños restos de la iglesia medieval a medio derruir.

Por ello se decidió edificar una nueva con el estilo arquitectónico imperante, el primer barroco, sacando las obras a subasta a viva voz en la plaza pública y, tras varias pujas, concediéndolas al maestro Antonio de Mazas que, como figura en las escrituras notariales del archivo municipal, debía acabarlas en siete años por 8.100 ducados. Aunque se retrasaron hasta 20 años y no se han conservado los dibujos del proyecto, sí las condiciones dictadas por fray Alberto que, según García Martínez, “se realizaron al pie de la letra”.

El historiador apunta a la clara intención del arquitecto en que el espectador dirija su mirada a la fachada principal pues en ella se concentra toda la decoración mientras que la de saliente se presenta con total austeridad. Además, para que pudiera divisarse y realzarla, diseñó la plaza y proyectó las calles aledañas. Tiene la típica estructura de la arquitectura carmelitana creada por fray Alberto, con un único cuerpo coronado por un frontón triangular que representa la Trinidad, dos campanarios y una tronera superior que rompe la cornisa y se introduce en el tímpano del frontón triangular siguiendo los modelos de la antigua roma que también utilizó Juan de Herrera en El Escorial de Madrid.

Santo Domingo Huete

Obras en la cubierta durante el año pasado. Foto: www.huete.org.

García Martínez también destaca la iluminación del templo como una de las cuestiones más cuidadas por el arquitecto pues dispuso dos grandes ventanales, uno hacia el saliente iluminando la capilla mayor y otro, el principal, hacia el mediodía. Asimismo, señala que de las cinco capillas laterales que dan a la plazuela solo tres tienen ventana con la intención de que se produjera un aumento de la intensidad lumínica desde los pies a la cabecera. Otro elemento importante de su interior es para el historiador la elegancia de sus arcos, que comienzan su curvatura unos 20 centímetros por encima de la cornisa, consiguiendo una iglesia más estilizada, de proporciones áureas, sin desvirtuar el medio punto perfecto. En su opinión, una de las partes mejor planteadas del edificio es la cúpula, que fue terminada unos 20 años después del inicio de las obras, un este retraso derivó en una falta de recursos que impidió incorporar la linterna prevista en el centro para que pasara la luz y el chapitel de pizarra para que cubriera el espacio.

Lamentablemente no se conserva el claustro del monasterio, uno de los más bellos de la provincia, como dejaron constancia los viajeros que pasaron por allí en el siglo XIX, pero sí otra de sus joyas, la escalera del siglo XVI —de construcción anterior a la propia iglesia— desde cuya parte superior se observan dos ventanas de la misma época con capiteles y decoración de finales del XV y principios del XVI.

Santo Domingo Huete

Concierto Ícarus en el interior del templo. Foto: www.huete.org.

García Martínez expone que el convento fue "uno de los más importantes de su orden en Castilla entre los siglos XIV y XIX", suprimido por primera vez en 1821 con el trienio liberal y en 1823 devuelto a la orden de los dominicos y administrado por fray Higueras Vázquez, que reconstruye las cubiertas de la iglesia justo antes de su supresión definitiva en 1835 por la desamortización de Mendizábal, unas obras sin que el inmueble no habría llegado a nuestros días. Y precisamente una intervención similar lo ha vuelto a salvar recientemente, sacándolo de la Lista Roja de patrimonio en peligro de desaparición de la Asociación Hispania Nostra. En 2016 fue adquirido por la Diputación de Cuenca con el fin de salvarlo y recuperarlo para darle un uso que dinamice Huete y la comarca. Con ese fin se ejecutó en 2019 una primera fase de rehabilitación de 400.000 euros de inversión que consolidó el tejado, lo que permitió que ese verano se abriera al público para ofrecer el concierto Ícarus dentro del ciclo que cada año organiza la Asociación Cultural Ciudad de Huete, una de las actividades “más exitosas en sus 22 años de existencia” para el historiador.

Aunque en mayo de 2019 el entonces Gobierno de la Diputación aprobó 1.350.000 euros para una segunda fase en la que se continuaría con la rehabilitación de la iglesia y se construiría en el terreno anexo un Centro Tecnológico de la Alcarria para empresas, los actuales representantes de la institución provincial solo han presupuestado 450.000 euros para afianzar y asegurar la portada barroca del edificio, según confirmó en el presidente Álvaro Martínez Chana al alcalde de Huete, Fran Doménech.

Subir

mail Si quieres enviar tu opinión escribe a redaccion@alcarriaesmas.com









publi Carlos Mochales
ARQUITECTO CARLOS MOCHALES



publi Residencia Carrascosa




EL PROYECTO                ANÚNCIATE                   APOYOS                   MAPA DEL SITIO                 AVISO LEGAL

gata Alcarria   © 2014-Alcarria Es Más