Ayuntamiento de Huete

Portal informativo y promotor del desarrollo de los pueblos de la Alcarria conquense
Quiénes somos      Contacta    

logo Alcarria

             huellashuellashuellasTras las huellas de una Alcarria por descubrir, la conquense

siguenos
facebooktwittergoogle+contactayoutube
OFERTA ESPECIAL publi

PUBLICIDAD publi Carlos Mochales
ARQUITECTO CARLOS MOCHALES

publi comestibles marinieves



publi Residencia Carrascosa

publi serranilla

MEDIOS LOCALES









CEDER Alcarria conquense
Alcarria conquense pueblos Alcarria

huete

turismo Alcarria

Zascandileando por Cuenca

sanidad alcarria

educación

servicios sociales


Lavandaña

noticias


listado
24
mayo
2019

REPORTAJE

Reivindicación del papel y la historia de la mujer rural mediante su empoderamiento a través del arte

De las siete componentes del 'Co.lectivo Arterra' cuatro son nacidas o "pacidas" en Villar de Domingo García, “origen y centro principal" de sus actividades, que combinan habilidades tradicionales y nuevas técnicas

Están grabando un documental con testimonios de abuelas alcarreñas para "reparar una memoria" que se ha escrito desde las ciudades o es oral y por ello "más frágil que la oficial o la documentada"

Co.lectivo Arterra

En los talleres recuperan habilidades manuales de sus abuelas como la costura o el macramé.

M. Raspal Jorquera (fotos cedidas por Co.lectivo Arterra)

Cristina de Julián Niño, Cristina Galiana Carballo, Laura Arribas Ballesteros, Lauria Julián Arguedas, Sandra Lorenzo Ballesteros, Nerea Melo, Yalda Chamani Ballesteros son siete mujeres de entre 25 y 30 años con vidas profesionales y orígenes muy distintos pero unidas por su “disidencia al sistema patriarcal/capitalista y por la reivindicación de lo rural mediante el empoderamiento a través del arte”. Agrupadas desde 2017 como ‘Co.lectivo Arterra’> buscan “construir relatos alternativos a la visión única, atrasada y patriarcal que se tiene de los pueblos desde las ciudades”. Todo empezó con cuatro de ellas nacidas o “pacidas” en Villar de Domingo García, aunque algunas (o sus madres y abuelas) tuvieron que migrar por la escasa oferta educativa o de empleo. Después se sumaron el resto con las mismas inquietudes y, pese a que han recorrido “la mitad de la geografía española” y la mayoría viven en capitales como Cuenca, Valencia, Barcelona, Vitoria-Gasteiz o Madrid, este pueblo de la Alcarria conquense es su “origen y centro principal" de sus actividades y una de ellas sigue teniendo su residencia allí.

Co.lectivo Arterra

Algunas de las siete componentes de 'Co.lectivo Arterra'.

Según han explicado en una entrevista concedida a esta redacción, lo que finalmente les impulsó a unirse fue darse cuenta de que la “precariedad” les impedía tener puntos de encuentro y poner en práctica lo que sus abuelas, madres o Internet les enseñaba. Vieron necesario compartir, enseñar y “hacer cultura y política”, mostrando una “situación común” en muchos pueblos de la denominada “España vaciada”. Con el nombre ‘Co.lectivo Arterra’ han querido subrayar dos conceptos: el poder que tiene unirse, aliarse y hacer piña; y la fuerza de la co.operación y co.lectivización en la construcción de territorios. “Arterra” hace referencia al “potencial de la actividad artística en el empoderamiento individual y social, en concreto el de las mujeres”, ya que todas sus actividades y proyectos están “atravesados por el género”. Y con “territorios” quieren hacer referencia a “lugares habitados, memorias comunes y sujetos políticos”. De esta forma quieren “tener voz propia, construir un relato rural y feminizado” de sus vidas y de las vidas de sus familias, “un relato responsable con nuestro patrimonio lingüístico, cultural, artístico, histórico y natural” y así “recuperar y practicar alternativas de organización, producción y consumo, que no son nuevas, sino más viejas que la tos”.

Co.lectivo Arterra

También aprenden y enseñan técnicas nuevas como la estampación con serigrafía.

La práctica mediante talleres es una de sus líneas de trabajo. Por una parte intentan recuperar las habilidades manuales de sus abuelas, como la costura para darle un segundo uso a la ropa, el macramé o los adornos con fibras vegetales e incluso con lapis specularis, el yeso transparente que los romanos extraían de las minas de la comarca y que aún abunda en la zona. Y por otra aprenden técnicas nuevas como los murales o la serigrafía con los que han participado en varias ferias —entre ellas la Medieval de su vecino Torralba— y en jornadas de contenido más político, aunque su intención es ampliar las técnicas y lugares en función de sus posibilidades.

"El feminismo actual es muy urbano, olvidando, despreciando u omitiendo el saber y las vidas de las mujeres rurales y muchas veces llenando ese imaginario de prejuicios con los que hay que acabar"

Sus actividades son siempre gratuitas y las financian con las ventas de algunos materiales que generan en distintos eventos. En su pueblo, Villar de Domingo García, desarrollaron una “muy especial” pintando un “mural colaborativo” en el depósito de agua que dice ‘Sola puedes, con amigas es más fácil’, siempre tratando de que “la práctica artística sea política”. En este caso, relatan que muchos vecinos les pidieron que lo extendieran a otras zonas del municipio como la Plaza de La Machacaera. También tuvieron muy buena acogida las exposiciones de láminas o pósteres que realizaron en Torralba sobre la vida de la mujer alcarreña y en Santa Cruz de Moya sobre la mujer en la guerra civil.

Co.lectivo Arterra

Mural colaborativo realizado en el depósito de agua de Villar de Domingo García.

Asimismo, les gusta plasmar en láminas, postales o marcapáginas (todo lo que se pueda imprimir) refranes, proverbios y palabras “perdidas” pero de uso común en su pueblo, como “estar apalominao”, uniéndolas con alguna crítica como “nos ha salido apalominao el sistema este”. Además, utilizan las fotografías antiguas para hacer collages con referencias a actividades ya casi en extinción, como el secado del mimbre o la recogida y el espizcado de rosas de azafrán. Todo este trabajo lo realizan allá donde se puedan reunir, en cualquier casa, en la calle o en el monte. La mitad de los materiales migran con ellas y están repartidos por distintos puntos. Aseguran que son “un poco de estar en todas partes” sin limitar sus actividades a un espacio, aunque eso les impida muchas veces crear y disfrutar en su pueblo.

"Las mujeres rurales llevan siglos practicando estrategias de apoyo mutuo, cuidado, seguridad y organización, poniendo las vidas en el centro"

En ‘Co.lectivo Arterra’ son todas más o menos de la misma quinta pero puntualmente y en los talleres que organizan sí existe una participación activa de mujeres de diverso origen y edad. De hecho, tienen en marcha proyectos de recuperación de la memoria de la mujer rural en los que les gustaría animar a las más mayores de su municipio a participar. A su juicio, la mujer rural ha estado “invisibilizada” por muchos motivos, entre ellos que la propiedad de la tierra y el trabajo agropecuario ha estado siempre ocupado por los hombres, a pesar de que las mujeres de la familia trabajasen igual en el campo, en la huerta, en el corral y en la casa. Añaden que la mujer “siempre ha sido la mano que cuida” sin reconocimiento social, político o económico pues la salida del espacio doméstico a través del trabajo remunerado en las ciudades no se ha dado con tanta intensidad en los pueblos. De hecho, afirman que cuando muchas de ellas fueron a la ciudad lo hicieron para trabajar en casas de familias adineradas, siendo “las chicas de provincia, cobrando una miseria y soportando en muchos casos violencias sexuales”.

Co.lectivo Arterra

Les gusta plasmar refranes, proverbios y palabras “perdidas” pero de uso común junto a otros mensajes.

En la actualidad, consideran que la voz femenina sigue estando “relegada” en el mundo rural pues, por ejemplo, los bares, como espacios principales de reunión en los pueblos, siguen estando “masculinizados” y las mujeres “no cuentan con muchos lugares para reconocerse, reunirse o empoderarse” más allá de la misa o el paseo, aunque matizan que esto está cambiando con las nuevas generaciones. En su opinión, el feminismo actual es muy urbano, “olvidando, despreciando u omitiendo el saber y las vidas de las mujeres rurales” y muchas veces “llenando ese imaginario de prejuicios” sobre “la mujer paleta y beata” con los que hay que acabar. “Las jóvenes pensamos que el feminismo actual lo ha inventado todo en modos de organización, redes de seguridad, relaciones, amor, consumo y producción, cuando en los pueblos las mujeres rurales llevan siglos practicando estrategias de apoyo mutuo, cuidado, seguridad y organización al fin y al cabo, poniendo las vidas en el centro. Solo tienes que preguntarle a tu abuela para darte cuenta de que ella también es feminista”.

Durante las entrevistas para el documental han creado un clima muy bueno de “amor, respeto mutuo y confianza” que les gustaría seguir generando entre las familias del pueblo

Este co.lectivo busca de alguna manera reparar y reconocer “esa brecha, esa herida” y “hacer justicia” respecto a una “deuda de cuidados histórica” que si no se destapa “va a quedar enterrada para siempre”. Por ello sus talleres artísticos pueden realizarse en el interior de algún espacio o en la calle, sin esfuerzo físico que pueda limitar la participación, y ahí se reúnen con amigas y conocidas, saliendo empoderadas por haber aprendido algo nuevo a través de las demás o habiendo hecho algo bonito con el resto. Recuerdan que “el arte empodera porque desde la sociedad se le da un valor, se le reconoce”, lo que es un “salto muy grande a nivel de autoestima”, de la que, aseguran, las mujeres no van sobradas. “Nos gustaría pensar que nuestros proyectos mejoran la autoestima rural, en especial de la mujer, y que reparan una memoria que la mayor parte de las veces o se ha escrito desde las ciudades o es oral, y por tanto más frágil que la oficial o la documentada”, recalcan.

Co.lectivo Arterra

Cartel anunciando el inicio del rodaje del documental con testimonios de abuelas alcarreñas.

Con este otro objetivo la pasada Semana Santa comenzaron las grabaciones de un vídeo documental con testimonios de abuelas alcarreñas para mostrar “lo asombroso de su vida y de su visión sobre lo que ha pasado en el pueblo desde 80 años atrás hasta hoy”. Tantearon a sus familiares y ya tienen 27 horas de grabación de mujeres de Villar de Domingo García aunque, tras anunciarlo en las redes sociales, contactaron más con ellas otras siete u ocho, no solo de Cuenca, dispuestas a ponerse delante de una cámara. Su idea es recabar algunos testimonios más y empezar con el montaje para poder presentarlo en verano en su localidad, primero ante las participantes para que lo aprueben o les aconsejen algún cambio y contrastar con ellas el alcance que pudiera tener, por ejemplo, presentarlo en otros pueblos, en la capital o en algún evento de cortometrajes.

“Nos gustaría pensar que nuestros proyectos mejoran la autoestima rural, en especial de la mujer"

Destacan que las grabaciones de más o menos cuatro horas de conversación con cada participante han sido “espectaculares”. Algunas les han enseñado sus casas, sus gallineros sus propias obras de cerámica o cuadros o herramientas que tenían guardadas, casi por nostalgia, pero de un alto valor patrimonial. Creen que durante las entrevistas han creado un clima muy bueno de “amor, respeto mutuo y confianza” que les gustaría seguir generando entre las familias del pueblo. Incluso en algunas han acabado llorando y abrazándose por haber sacado a la luz muchas experiencias que tenían ya guardadas muy dentro. Para las impulsoras de ‘Co.lectivo Arterra’, iniciativas como esta, aparte de reactivar la historia de la mujer rural, favorecen la cohesión de las personas que habitan estos territorios, sumando fuerzas para lo que venga e incluso, ojalá, llamando a más personas que quieran unirse para fomentar su repoblación.

Co.lectivo Arterra

Creen que esa “vida” que se dice que hay en las ciudades en buena parte reside en la

Ellas creen que los pueblos se han vaciado por la “omisión de los poderes públicos, en operaciones continuadas para enviar mano de obra y levantar unas pocas ciudades” a costa de ellos. Por eso ven importante buscar soluciones por su cuenta, de manera “autogestionada y colectiva”. “Parece que lo único que necesitan los pueblos es carreteras, Wi-Fi y casas rurales, y así puede que se fijen unos cuantos puestos de trabajo pero no es la única solución”, aclaran. Consideran que esa “vida” que se dice que hay en las ciudades en buena parte reside en la gran oferta de actividades culturales y de ocio y reivindican servicios para las personas que residen en el pueblo todo el año: autobuses que les comuniquen con la ciudad, bibliotecas/ludotecas, actividades extra-escolares, un servicio de atención médica con horarios de calidad y un largo etcétera.

Co.lectivo Arterra

Sus actividades son gratuitas y las financian con la venta de sus productos en distintas ferias.

En cuanto a sus futuros proyectos, explican que durante el último año han empezado a trabajar la autoedición y publicación de textos de autoras desconocidas o de poco interés dentro del mundo editorial, con los que quieren trabajar desde un club de lectura. Entre ellos se encuentran dos libros de poemas y de ensayo breve, 'La Cetrera de Moscas' y 'Materia Orgánica' de dos componentes del colectivo, Yalda Chamani Ba-llesteros y Cristina Galiana Carballo, aunque esperan que otras autoras se sumen al proyecto editorial. Esta última línea de trabajo les gustaría que generara nuevos talleres de escritura creativa y continuar con los de murales y serigrafía. Asimismo, están en contacto con colectivos de la provincia que también buscan poner en valor lo rural, como la artista conocida como La Fenêtre que pinta murales colaborativos en los pueblos y un ilustrador que acaba de mudarse a Cuenca con el que puede que acaben trabajando. “Está todo muy abierto y nosotras estamos muy dispuestas, así que con suerte esta noticia sirva para que demos a conocer el proyecto y sumemos fuerzas”, concluyen.

Subir

Sin comentarios

Deja tu comentario


Expresa tu opinión con respecto. La redacción no publicará los mensajes que considere ofensivos.

Se necesita un valor.

(no aparecerá publicado) Se necesita un valor.

¿Desde dónde nos escribes? Se necesita un valor.

Se necesita un valor.Se necesita un valor.

mail O si lo prefieres puedes contactar con nosotros en redaccion@alcarriaesmas.com



PUBLICIDAD

bym

bym

bym

bym

bym

bym

bym

bym





publi mina Condenada



EL PROYECTO                ANÚNCIATE                   APOYOS                   MAPA DEL SITIO                 AVISO LEGAL

gata Alcarria   © 2014-Alcarria Es Más