Portal informativo y promotor del desarrollo de los pueblos de la Alcarria conquense
Quiénes somos      Contacta    

logo Alcarria

             huellashuellashuellasTras las huellas de una Alcarria por descubrir, la conquense

siguenos
facebooktwittergoogle+contactayoutube
PUBLICIDAD publi Carlos Mochales

publi mina Condenada

publi borboton

MEDIOS LOCALES









Alcarria conquense pueblos Alcarria

CEDER Alcarria conquense
Radio Chopera

huete

turismo Alcarria

voloptenses

Zascandileando por Cuenca

sanidad alcarria

educación

servicios sociales

escuelasparalavida

logo Portalrubio


Lavandaña

noticias


listado
24
octubre
2016

PATRIMONIO Y TURISMO

Casi 4.500 personas han conocido la mina de lapis specularis de Torrejoncillo del Rey, ahora cerrada "hasta nuevo aviso"

Abrió al público en julio de 2015 y recibió 1.120 turistas solo durante el pasado agosto, según su guía Verónica Ortega, a la que acompañamos ese mes en una de estas visitas

Mina Torrejoncillo del Rey

M.R.J.

Casi 4.500 personas han visitado la mina de lapis specularis ‘La Mora Encantada’ de Torrejoncillo del Rey desde su apertura en julio de 2015 y de ellas hasta 1.800 lo hicieron solo durante este verano —1.120 en agosto—, procediendo la mayor parte de Cuenca y Madrid, aunque también de Barcelona, la Comunidad Valenciana y el País Vasco e incluso de Italia, Francia y América, según ha informado a esta redacción Verónica Ortega, guía de la mina e informadora turística de la localidad. Estas cifras muestran el potencial turístico y la rentabilidad que tiene recuperar estos recursos pues, como señaló recientemente una de las arqueólogas que ha dirigido el proyecto de rehabilitación de estas minas y otras cuevas, Mª José Bernárdez, la inversión en “relativamente pequeña”, permite crear algún puesto de trabajo y atrae visitantes que buscan algo que no existe en otros sitios o que cuenta una historia diferente (ver Alcarria Es Más, 8 de agosto de 2016).

Mina Torrejoncillo

Anuncio enviado por la guía turística de la mina, que espera se pueda reabrir pronto.

De los 25 complejos mineros de este tipo que hay inventariados en la provincia de Cuenca —9 más en el propio Torrejoncillo del Rey—, hasta ahora solo eran visitables esta cavidad y la de ‘Sanario’ o ‘Sanabrio’ en Saceda del Río (pedanía de Huete), acondicionadas ambas, junto con la de ‘Pozolacueva’ de Torralba —no accesible al público hasta que se construya un acceso horizontal—, gracias al Plan de Mejora de Infraestructuras Turísticas (Plamit) de la Diputación de Cuenca y a las ayudas del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER). Sin embargo, esta joya romana de 2.000 años de antigüedad cerró sus puertas “hasta nuevo aviso” el pasado 17 de octubre por la finalización de los seis meses del 'Plan Extraordinario por el Empleo 2015-2017' impulsado por la Junta de Castilla-La Mancha y cofinanciado por la Diputación de Cuenca (ver Alcarria Es Más, 27 de enero de 2016), gracias a los que el Ayuntamiento del municipio ha podido ofrecer visitas guiadas durante toda la semana, aunque esperan encontrar una solución para que se reabra pronto.

Mina Torrejoncillo

Verónica Ortega, guía de la mina, muestra lapis specularis a los visitantes.

Como pudo comprobar de primera mano esta redacción, los turistas que hasta ahora descubrían esta mina de la mano de Verónica Ortega no solo se soprendían por la belleza de un mineral desconocido para muchos, el lapis specularis o espejuelo (yeso cristalizado), sino por la importancia que este tuvo para el Imperio Romano durante los siglos I y II d.C. procurando una riqueza enorme para la provincia que no se ha vuelto a repetir en toda la historia.

Como explicó la guía durante el interesante recorrido por las salas, cámaras, galerías y tránsitos mineros del primer y segundo nivel —hay un tercero no accesible— 'La Mora Encantada' toma su nombre de una leyenda según la cual todas las mañanas de San Juan se aparecía joven princesa mora que peinaba su larga cabellera sobre el cerro hasta que, sorprendida por un hombre, se escondió dentro de la cueva para no salir jamás. La gran primera sala de entrada se llama Pedro Morales en honor a su descubridor, un vecino del pueblo que en los años 50 soñó que en este cerro encontraría un tesoro de monedas de oro y convenció a su yerno y a un vecino para que fueran a excavar. Así lo hicieron durante tres meses a través de uno de los dos pozos de extracción de la mina, de 16 metros de profundidad, que les llevó hasta la estancia principal —a unos 25 metros— de la que partían infinidad de galerías y donde las paredes estaban tapizadas de cristal. La Guardia Civil y periódicos como ‘El Caso’ y el ‘ABC’ acudieron hasta el lugar de los hechos aunque nunca llegaron a encontrar el tesoro, que era la propia mina. Según Ortega, este descubrimiento tardío ha sido muy positivo porque apenas se ha transformado —salvo alguna inscripción en alguna parte del mineral— y lo que queda es muy representativo del mundo romano.

Mina Torrejoncillo

Acompañamos a un numeroso grupo de visitantes al recorrido guiado por la mina.

Los trabajadores accedían por una entrada horizontal situada en el mismo lugar por que el se pasa ahora, mientras que los pozos de extracción conectaban todos los niveles entre sí con la superficie para aportar ventilación y facilitar la logística, ya que contaban con poleas o tornos para subir y bajar lo necesario con sogas y cestas de esparto, sobre todo el mineral y herramientas. En el exterior también tenían hornos o fraguas para arreglar herramientas y los centros de trabajo donde convertían los grandes bloques de mineral con plantillas comerciales de diferentes formas y tamaños que transportaban en sacos de esparto con paja o serrín cerrados con sellos de plomo con el nombre de la empresa. Así llevaban también un control exhaustivo de la producción pues todas las minas pertenecían al emperador romano y este les exigía unos mínimos, además de una tarifa, para cederles su explotación.

Mina Torrejoncillo

Recreación de uno de los pozos de extracción que utilizaban los romanos.

En el interior, los visitantes pudieron admirar la enorme transparencia del mineral que aumenta a mayor profundidad por la presión del agua y que, como relató la guía, se divide fácilmente en láminas y actúa como aislante térmico, por lo que su principal uso fue como cristal de ventanas en todo tipo de edificios hasta la aparición del vidrio. Dado que el de toda esta zona situada 100.000 pasos alrededor de Segóbriga era el de mejor calidad —se utilizó en la mayor parte de construcciones de Pompeya—, tanto esta ciudad romana como Ercávica, y en menor medida Valeria, adquirieron tanta importancia que llegaron a acuñar su propia moneda, algo muy significativo. Además, alrededor de estos complejos se establecieron asentamientos de población muy relevantes en los que todo el mundo vivía de esta minería.

Mina Torrejoncillo

La transparencia de las vetas de mineral aumenta con la profundidad.

Los trabajadores, aclaró Ortega, eran hombres libres muy especializados que debían dominar la técnica para extraer el frágil espejuelo de dentro de la dura roca sin romperlo —percutían con herramientas metálicas primero en un sentido horizontal y luego vertical para arrancarlo de la tierra—, mientras que los esclavos se dedicaban a otras tareas de más esfuerzo como la polea o el transporte del mineral y de la seguridad se encargaban los militares, que eran los ingenieros de la época. Aprovechando al máximo los recursos, para realizar este laborioso trabajo se iluminaban con lucernas, lámparas de barro de aceite vegetal o grasa animal que colocaban en los huecos de las paredes y cuya duración de la mecha marcaba los turnos de las cuadrillas.

Mina Torrejoncillo

La cueva fue rehabiliatada y abierta al público en julio de 2015.

Estas y otras curiosidades del mundo romano, junto con la baja temperatura de la cavidad, aliviaron a los turistas antes de volver a salir, en pleno mes de agosto, a los elevados grados del exterior para pasear y conocer Torrejoncillo del Rey, además de degustar los productos de Quesos Medina —con la entrada se ofrecía una cata— y probablemente comer en alguno de sus restaurantes, generando esa riqueza para el pueblo que en su día soñó Pedro Morales.

Subir

Sin comentarios

Deja tu comentario


Expresa tu opinión con respecto. La redacción no publicará los mensajes que considere ofensivos.

Se necesita un valor.

(no aparecerá publicado) Se necesita un valor.

¿Desde dónde nos escribes? Se necesita un valor.

Se necesita un valor.Se necesita un valor.

mail O si lo prefieres puedes contactar con nosotros en redaccion@alcarriaesmas.com



PUBLICIDAD publi taxi huete valdecolmentas

publi Muchacho de los Recados

publi casa Abuela Amelia

publi Residencia Carrascosa

publi moral Valdecañas

publi comestibles marinieves



publi serranilla

publi gamon

VISITAS RECOMENDADAS minas lapis specularis

Brujas de la Alcarria

ercávica

EL PROYECTO                ANÚNCIATE                   APOYOS                   MAPA DEL SITIO                 AVISO LEGAL

gata Alcarria   © 2014-Alcarria Es Más